Cometer errores no es tan grave cuando los aceptas y aprendes de ellos.
¿Cómo reaccionas cuando cometes un error?
¿Qué puedes hacer sin buscar culpables o excusas?
Hay errores tan pequeños que se cometen sin querer hacerlos, tales como llegar tarde a una cita o incluso cuando te salió mal la comida, tú relájate y que tu reacción sea un «gracias por esperarme» o «se me quemo el guisado perdón», esa es una reacción positiva.
También hay errores mas graves o que sientas con mayor responsabilidad.
Acéptalo, esto te dará tranquilidad, oportunidad de remediarlo y encontrar soluciones.
Si tú eres de las personas que cuando cometes un error te da culpa, relájate y acéptalo con humildad, esto te tranquilizará porque cuando modificamos nuestra reacción inmediatamente se modifica la creencia de que «cometer errores es malo», desaparecerá tú culpa y te sentirás libre para pensar en qué aprendizaje te dejó ese error y cómo hacer para que no te vuelva a pasar.
No le tengas miedo a las críticas, enfréntalas con inteligencia emocional a sabiendas de que no eres ni la primera persona ni la última que comete errores, cuándo te sientes estresado por el error cometido tu mente está ofuscada y preocupada a diferencia de si estás tranquilo y sin estrés tú mente se vuelve más clara y objetiva para remediarlo o ver de qué manera se puede solucionar.
Una mente positiva y tranquila piensa mejor.
Isis Reyes