La necesidad de tener en la vida todo bajo control o tener a la parejas e hijos controlados es un reflejo de inseguridad y falta de confianza de sí mismo, en el fondo hay miedo a la pérdida o al abandono.

Detecta si eres controlador o controladora

1-Crees que tú manera de hacer las cosas es siempre la mejor.
2-Te molestan los imprevistos.
3-Eres poco flexible y te irritas si no sale todo como lo planeaste.
4-Te desespera no saber qué va a pasar en el futuro.
5- Eres capaz de manipular y mentir con tal de que se haga tu voluntad.
6-Odias cometer errores y te juzgas con severidad y si alguien los comete eres implacable.
7-No te gusta improvisar por eso lo planeas todo.
8-Te molesta que no saber dónde o con quien está tu pareja o hijos.
9- Te transformas cuando no te contestan el teléfono o los mensajes.

Cómo afecta a tu vida ser una persona controladora.
Cuando te empeñas en tener todo bajo control y lo consigues te da una sensación de fortaleza y confianza pero esa sensación no es auténtica porque lo ideal es que te sintieras así sin tener todo bajo control y lo peor es cuando algo o alguien se sale de tu control, entonces es cuando entra la crisis y el descontrol de tu persona incluso puede ser que saques lo peor de ti .
Solo piensa si te gusta ser así o es más lo que sufres por querer tener el control.