Dejar ir es soltar y dejar de nadar contra la corriente, es no hacer nada por controlar, imponer o pelearse con la realidad, es dejar de poner resistencia ante lo que no se puede cambiar.
Dejar ir es soltar nuestro pasado admitiendo y aceptando la realidad, sin culpar a nadie, sin culparnos, solamente comprender qué pasó lo qué tenía que pasar en el momento que tenia que pasar y en ese hecho hay un aprendizaje donde depende de nosotros si aceptamos o no el aprendizaje.
Dejar ir y soltar a aquellas personas que estuvieron en nuestra vida , dejar el rencor y todo recuerdo que al recordarlo nos auto lastimamos, entender que cada quien tiene la libertad de elegir como desea ser, como desea comportarse y como desea vivir, perdonar desde el corazón a sabiendas que nada podemos cambiar del pasado dejando los recuerdos atrás en tan solo recuerdos.
Dejar ir y soltar a las personas que hoy comparten nuestra vida, no luchar por querer cambiar a nadie, dejar el control, chantaje o manipulación que solo minan nuestra alma y la realidad es que ni controlas, ni manipulas, ni chantajeas solo te desgastas y creas relaciones enfermas llenándote de frustración y dolor.
¿Qué pasa si sueltas y dejar ir?
¿Qué es lo peor que te podría pasar?

Dejar ir y soltar todo pensamiento de odio, envidia, coraje, frustración, todo pensamiento de queja, todo pensamiento negativo, todo pensamiento de venganza, todo pensamiento que no te haga bien y que no te dé paz.
Dejar ir y soltar nuestros apegos que en realidad es miedo de perder algo o a alguien porque los hicimos responsables de nuestra felicidad y sólo nosotros mismos somos los responsables no tan sólo de nuestra felicidad sino de nuestra vida.
¿Qué pasaría si dejas de ser todo lo negativo que crees que eres?
Dejar ir y soltar el miedo por el futuro o por el pasado, miedo al qué dirán, miedo de ser nosotros mismos, miedo de sacar nuestra esencia y florecer, miedo por la muerte, tan solo date la oportunidad de dejar ir y soltar, descubrirás que entre menos cosas estés cargando iras por este camino de la vida más ligero más en paz y por consecuencia más feliz.