Cada pensamiento ya sea positivo o negativo tiene su nivel y patrón de energía y cada energía tiene su causal en nuestro cuerpo, que es el que al final de todo recibe toda la energía positiva o negativa de nuestras emociones que son generadas por nuestros pensamientos, ya anteriormente te habia dicho que somos lo que pensamos.

Pensamientos positivos: este tipo de pensamientos atraen un nivel de energía mayor a parte de traer satisfacción, relajar a tu cuerpo y mente ejemplo:
-Hoy me siento saludable y fuerte
-Estoy tan contento que podría saltar de felicidad.
¿Que sientes al pronunciar estas palabras?, ¿Es reconfortante?, ¿Que te dejan estos pensamientos? solo reflexiona.

Pensamientos negativos:
Este tipo de pensamientos se divide en:
-Tristes:  su nivel energético es muy bajo.
-Pesimistas: su nivel energético es bajo.
-Con envidia: su nivel de energía es alto pero se dirige hacia energía negativa que desgasta al ser humano y va llenando de insatisfacción, rencor y comparaciones innecesarias.
-Con furia o enojó: estos pensamientos son con un nivel alto de adrenalina negativa y es tan negativa que se pueden derivar enfermedades como la diabetes, hipertensión, gastritis, colitis, parálisis facial, etc.
Todo pensamiento negativo o que consideres que no lo quieres o no te sirve cuestiónalo y no te acostumbres a tenerlos, tú eres quien decide cómo y de qué manera quiere vivir, de ahí que a veces nos sintamos muy cansados o después de un coraje venga el cansancio por la adrenalina gastada y el daño físico que sin estar conscientes se le hace al cuerpo, esto Se llama somatizar es cuando las emociones se ven reflejadas en nuestro cuerpo, escoge tus batallas no le entregues tu salud, bienestar mental y corporal a cosas que no valen la pena ponerlas antes que tu bienestar, aplica la inteligencia emocional no des tus emociones a todo y menos emociones que te puedan hacer daño.
Suma no restes!