Conéctate con tú fuerza interior y permite que fluya a travez de ti.

Es cuestión de práctica y se logra conectando nuestra mente, cuerpo y espíritu, lo puedes hacer con la meditación, yoga o bien es cuestión de buscar un momento para relajarse y estar solo contigo mismo.
Empieza por respirar hondo y profundo relajando todos los músculos de tu cuerpo, trata de poner tu mente en blanco o simplemente deja pasar todo pensamiento que te inquiete, regálate es un momento solo para ti.
Después de haberte relajado y antes de que te levantes repite:
-Es posible y creó en mi
Repítelo y créetelo
Puedes escuchar una meditación guiada el tiempo y la constancia de hacerlo tú lo eliges.